PROGRAMAS DE LOS SERVICIOS DE SALUD MENTAL DEL ÁREA 3

La actividad de los servicios de Salud Mental se organiza en base a una serie de programas que pretenden prever lo que se va a hacer en base a un método analógico. Sirve para orientar la acción. Consiste en un documento que describe en tiempo y espacio, de forma ordenada todas las acciones que se van a desarrollar para lograr un propósito.
Dicho documento incluye, en nuestro caso, los siguientes apartados:

1) Propósito: enuncia en términos generales cual es la finalidad del programa
2) Objetivos: desglosa el propósito en una serie de metas definidas de forma operativa y a ser posible cuantificable (objetivos específicos) y relaciona que otros beneficios ajenos al propósito general pueden conseguirse subsidiariamente al procurar los primeros (objetivos complementarios); han de ser objetivos realistas (alcanzables con los recursos existentes), oportunos (aceptados por la comunidad a que se dirigen y por la comunidad profesional) y compatibles con otros objetivos del plan; su formulación supone el establecimiento de prioridades
3) Análisis del cambio: enumera en una doble columna la relación de características (definidas de forma operativa) de la situación actual (primera columna) que se trata de modificar y las enfrenta una por una a las de la situación deseable (segunda columna)
4) Ámbito de actuación: definido en términos geográficos y de población
5) Recursos: determina cuales son los recursos materiales, humanos y financieros necesarios para desarrollar el programa
6) Actividades: establece de forma detallada y para paso de la actuación qué se debe hacer, cómo se logrará, quien lo hará, cuánto se pretende conseguir, dónde se desarrollará la actuación y cuando se efectuará y se obtendrán los resultados
7) Evaluación: establece desde la formulación del programa cuales son los indicadores que se van a utilizar para medir el cumplimiento de los objetivos, que resultados se esperan obtener respecto a cada uno de ellos y en que plazos.

Esta definiciócn precisa de las intenciones permite controlar la marcha del proceso paso por paso y detectar de inmediato las desviaciones que se producen para corregirlas o, cuando lo que ponen de manifiesto era una inadecuación de nuestra propuesta a la realidad, para introducir en el programa las modificaciones necesarias para garantizar el cumplimiento de sus objetivos.
Cada actuación de los Servicios de Salud Mental está definida a la vez por dos programas que hemos convenido en llamar transversales y longitudinales.

• los PROGRAMAS TRANSVERSALES se definen por el tipo de actividad que pretenden organizar. Hay establecidos los siguientes:
Evaluación de problemas de salud mental
Atención ambulatoria
Atención ambulatoria urgente
Atención domiciliaria
Coordinación y apoyo con atención primaria
Coordinación y apoyo con Servicios Sociales
Interconsulta con el hospital general
Urgencia hospitalaria
Hospitalización completa
Hospitalización parcial
Rehabilitación

• los PROGRAMAS LONGITUDINALES especifican el modo de aplicar los programas transversales para una serie de grupos de población definidos por un factor de riesgo que condiciona su uso de los servicios. Hay establecidos los siguientes:
Atención infanto-juvenil
Atención al adulto
Gerontopsiquiatría
Alcoholismo
Continuidad de Cuidados
Desinstitucionalización y atención al crónico




• En las actividades de estos programas se han desarrollado guías para facilitar la aplicación de estos programas a cada caso individual: